Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

El proceso de certificación energética de edificios con domótica e inmótica (II)

La semana pasada en este mismo espacio nos ocupamos de analizar, en global, el proceso de certificación energética de edificios con domótica e inmótica. Hoy vamos a detenernos en el primero de los pasos de ese proceso.

Este primer paso de la certificación energética de edificios con domótica e inmótica, según lo que establece CEDOM en su guía a tales efectos,  se refiere a la calificación energética de los mismos, sin ningún sistema de control ni automatización.

Dicha obtención se vehicula por la opción simplificada o mediante cualquier programa informático reconocido y homologado como, en este caso, puede ser el Calener VYP, para edificios de viviendas.

Este sistema no considera ninguna clase de sistema de control y automatización, por lo que no da la opción de crear un modelo de sistema domótico de gestión para la optimización de la eficiencia energética de la vivienda.

En el caso del Calener GT sí se contemplan determinados aspectos de automatización y gestión domótica e inmótica. En este caso, se deberían omitir los aspectos que ya se incluyen en la norma UNE-EN, en lo que respecta al procedimiento para la certificación energética de edificios con domótica o inmótica, de cara a que no se contabilicen por duplicado.

En esta línea, el resultado definitivo de la calificación energética de una vivienda o edificio consiste en un listado, en función de los niveles totales de emisiones, a los que se adjudica una letra.

Aparte de lo que se corresponde con las emisiones totales, se especifican los niveles de emisiones de dióxido de carbono, desglosado en función de si provienen de la generación y aporte de agua caliente sanitaria, energía para la calefacción o para la refrigeración.

Precisamente estos valores que se corresponden con las emisiones de CO2 serán tenidos en consideración como fundamento para el cálculo de la eficiencia energética del edificio a partir de los niveles de control y automatización del mismo, en lo que se correspondería con el tercer paso del procedimiento (establecimiento de los factores de corrección según la Norma UNE-EN 15232).

Comentarios

Deja un comentario