Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

El proceso de certificación energética de edificios con domótica e inmótica (III)

Nuevo post en el que repasamos los diferentes pasos relacionados con el procedimiento para la certificación energética de edificios con domótica e inmótica. Los sistemas de automatización doméstica permiten, en este sentido, ahorrar y lograr unos mayores niveles de confort en el hogar. Vamos a ocuparnos, pues, del paso 2 de este proceso.

El paso 2 del procedimiento para la certificación energética de edificios con domótica e inmótica hace referencia, según lo expuesto por CEDOM, a la determinación de la clase de eficiencia del control del edificio, de acuerdo con lo que establece la normativa española UNE-EN 15232.

Esta norma es la relativa a la ‘Eficiencia energética de los edificios. Métodos de cálculo de las mejoras de la eficiencia energética mediante la aplicación de sistemas integrados de gestión técnica de edificios’.

El usuario debe de contar con una descripción de la instalación de gestión y control energético del edificio. En la norma UNE-EN 15232 se incluyen unas tablas que dan la opción de calificar el edificio en relación con el ahorro energético logrado a partir de la instalación de los sistemas de gestión y control del edificio.

Las mencionadas tablas incluidas en la normativa se han de ir rellenando, marcando y reseñando funcionalidad a funcionalidad los niveles de control y gestión energética con que se cuenta en el edificio.

Se ha de destacar y marcar cada una de las funcionalidades en una columna, en función de si el edificio es residencial o no. Las diferentes funcionalidades que se incluyen se dividen en diferentes apartados como control de iluminación, control de persianas, regulación general de la calefacción y la climatización…

Siempre que exista alguna de las funcionalidades presentes en el documento que no se haya optimizado o mejorado mediante sistemas de automatización, deberá incluirse justificando que la no inclusión no aporta beneficios concretos a la vivienda-edificio en materia de eficiencia energética. De este modo, dicha carencia no se valorará a la hora de establecer finalmente la clase del edificio de acuerdo con la normativa UNE-EN 15232.

Comentarios

Deja un comentario